El uso de tapabocas y el ciudadano consciente

0

Convivir es el acto de existir respetuosamente con las demás personas. Todos los días y a cada instante estamos cohabitando con otra gente porque lo gregario está en nuestra naturaleza. Esta condición social ejerce derechos y obligaciones entre estas el de respetar las normas acordadas.

A nadie se le ocurre desnudarse en plena calle o blandiendo un arma  amenace a todo el mundo porque las normas la prohíben. Y la ley hace la costumbre como la costumbre hace la ley.

Es obligatorio el uso de mascarilla en los colectivos.

La amenaza del coronavirus troqueló al ciudadano de tal manera que uno se convierte en la vía pública en oportuno vigilante del otro. Quien no respeta las normas sanitarias, que es igual a no considerar el derecho de la otra persona, puede que sea sancionado con una observación o, tal vez, hasta con una reprimenda del mismo ciudadano que, sí, acata las disposiciones.

En el primer día de la “cuarentena inteligente” se pudo apreciar en la calle y en los colectivos el cambio de actitud del ciudadano quien procura no estar cerca de otro, usa la mascarilla y procura cubrir la boca en casos de estornudos y tos.

No faltaron las que, infelizmente, obviando las normas, abordan un transporte público sin usar la mascarilla obligatoria como tampoco escasean las personas que reclamarán al que infringe la regla de convivencia.

Fue así que ayer, una pasajera reclamó al conductor haber permitido el ascenso de un usuario sin tapaboca. Reprimió también al usuario. La razón es claramente de la señora vigilante de las convivencias ciudadanas. Una ciudadana ejemplar.

Este caso fue filmado por un usuario del transporte público y se viralizó en las redes sociales.

Se atribuye a Buda la frase: Estamos en este mundo para convivir en armonía. Quienes lo saben no luchan entre sí. Agregamos: Y no abordan un colectivo sin el tapabocas obligatorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here