Ingente trabajo de control demanda la frontera con Brasil

0

El presidente de la República, Mario Abdo Benitez, fue contundente al reiterar ayer que los pasos fronterizos con Brasil serán mantenidos como están, cerrados para evitar la propagación del virus que en el vecino país ya mató no menos de 10.000 personas. Ingente trabajo para las autoridades sanitarias, son más de 15 los pasos que el mapa de Google existen y son transitados.

Entre Bella Vista Norte y Pedro J. Caballero. A un lado Paraguay, al otro está Brasil. Un camino se desprende e introduce a Paraguay desde otro en Brasil (foto de Google).

En San Miguel, Abdo Benitez, reiterando lo dicho por él como por el ministro de Salud Pública, Julio Mazzoleni: por el peligro que representa el contagio masivo, como de hecho ya se da con los paraguayos que regresan de Brasil, el Puente de la amistad no será habilitada hasta que el peligro haya pasado.

Pero no es solo Ciudad del Este es el paso de la gente entre Paraguay y Brasil, también están Bella Vista Norte, Pedro Juan Caballero, Salto del Guairá, Ype Jhu y Capitán Bado, entre los más conocidos y que solo se separan por una calle principal de sus pares brasileños Bela Vista, Punta Porá, Mundo Novo, Paranhos y Coronel Sapucaia, respectivamente.

Itanará, Paraguay, en la frontera.

Paraguay tiene una frontera de más de mil kilómetros con Brasil y que parte desde la llamada Tres Fronteras en Presidente Franco hasta en una bifurcación del Río Paraguay conocida como trifinio Paraguay-Brasil-Bolivia.

Veamos qué pasos existen en la frontera de nuestros dos países:

Entre Bella Vista Norte, situada sobre el río Apa y unida con Vela Vista, Brasil, desde principios de la década de 1970 hay un puente de cien metros de largo.

Entre Bella Vista (departamento de Amambay y San Lázaro (departamento de Concepción), siempre en la margen izquierda del rio Apa (nace en la cordillera del Amambay y recorre de este a oeste en un trecho de 380 kilómetros), se encuentra el distrito de San Carlos del Apa, a metros del territorio brasileño.

Entre San Lázaro y el trifinio del norte la separación entre ambos países marca el río Paraguay que con sus extensos humedales no permiten poblados sino algunos puertos y pueblos como: Puerto La Esperanza, Carmelo Peralta (frente a Puerto Mourtinho, Brasil), Puerto Guaraní, Fuerte Olimpo, Puerto María Elena, una comunidad indígena; Puerto Leda, Puerto Esperanza, otra comunidad indígena, así como 14 de Mayo y Puerto Diana y; Bahia Negra. El punto referencial final es la triple frontera norte.

El trifinio Paraguay-Brasil-Bolivia, en el norte. Despoblado.

Volvamos al Río Apa. Desde Bella Vista Norte hacia el este, la línea de frontera culebrea entre el río Apa, la margen izquierda y la derecha. El río no tiene más de 15 metros de ancho, un poco más un poco menos, digamos que su caudal es como el del conocido Rio Yhagüy, conocido balneario de Itacurubí de la Cordillera.

A lo largo del rio Apa hacia Pedro Juan Caballero en ambos márgenes hay bosques y chacras. Desde el mapa de Google se puede ver que hay algunos caminos, ya en la parte de la frontera seca, que conducen a chacras habilitados a uno y otro lado como se puede ver en algunas de las fotos que ilustran este artículo.

Pindoty (Paraguay) y Sete Quedas (Brasil). Frontera seca.

Siempre en el mismo rumbo, en la frontera seca, se encuentran las comunidades Pindoty Porá (paraguaya) y Sete Quedas (brasileña), se separan por una calle.  También en Amambay se tiene el distrito de Sanja Pyta (Paraguay) y Sanga Puita (Brasil), pueblos siameses.

Los pasos carreteros entre ambos países son incontables y por donde vehículos, maquinas agrícolas, animales bovinos, caballares y lanares circulan normalmente cruzando la imaginaria línea fronteriza señalada por hitos, pilastras de cemento y arena plantadas cada 500 metros.

Sanja Pyta y Sanga Puitá en la frontera seca de Paraguay con Brasil.

El desafío de controlar ese millar y pico de kilómetros no es poca cosa, requiere de mucho sacrificio para cualquier gobierno que toma en serio la salud de la población. Ojalá, con la ayuda de Dios y la población consciente de los alcances de la pandemia que todavía puede restar muchas vidas si prima la imprudencia, el gobierno pueda controlar, inclusive, aquellos pasos tanto en la frontera seca como en la parte que separa a ambos países por el río Apa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here