Buenos samaritanos, soles radiante en medio de la pandemia

0

Son nuestros buenos samaritanos. Dan, así casi nadie se entere. Decidieron ser parte del antiguo Club de Leones, integrados, como se sabe, por quienes se dejan llevar por el amor hacia los demás a través de la caridad y la misericordia. Ellos hacen que el pan se multiplique para cuatro mil comensales y todavía quedarán para otras tantas.

No ocupan las tapas de los diarios pero son aguadores con las ánforas con agua fresca para el sediento ¿No las tienen a mano?, pues habrán de concurrir al pozo, llenarlas, volver con ellas y si en el camino encuentran un herido, acaso moribundo, lo dará de beber y limpiará sus heridas y lo cuidará hasta sanarse. Pareciera que la buena voluntad no es famosa por eso no ganan las portadas de los periódicos.

“Kuarajhy”, el Club de Leones que hace el aguante al semejante en tiempos de la pandemia.

Son soles que desparraman claridad en donde la hipocresía de los viles satura de gris y frio. Solecitos que iluminan su espacio en medio del universo de la inconmensurable humanidad.

Un grupo de leones, de buenos samaritanos, que bajo la identidad de la referida organización mundial de servicios, adoptaron el nombre de “Kuarajhy”, sol,  para alumbrar en el microcosmos geográfico de su influencia, apoyando lo suyo para la olla popular, para asistir a la anciana sin herederos, para que el hijo talentoso de la madre soltera pueda seguir estudiando, para que, en fin, tan siquiera una persona sea más feliz.

El milagro de la buena voluntad de convertir unos pescados y panes en alimentos para 4.000 personas. Y todavía sobrarán para dar de comer a otros. El brillo de un sol hecho club de leones.

En la pandemia sus miembros solicitan la ayuda de quien pueda ayudar de modo que a la familia que falta el plato de comida sea asistida. La crisis del virus no golpea solo a los de mejores recursos, también a no pocos de la clase media, a los que los buenos samaritanos también les hacen el aguante.

Miren lo que, en silencio, estos soles, verdaderos ángeles, hacen en bien del prójimo en tiempos de pandemia. Anotaron y nos pasaron:

100 kit de alimentos no perecederos. Costo de inversión: Gs. 3.000.000. Personas alcanzadas: 100 x 4 = 400 personas servidas.

“Kuarahy” fue parte del subsidio del Estado para recabar datos de gente potencial beneficiaria. Cantidad de beneficiadas a través del Club: 52 personas. Monto: 500.000 guaraníes.

Aporte de 100.000 guaraníes en la Campaña “Juntos servimos”.

Segunda tanda de entrega por la “Causa Global Mitingando el Hambre COVID-19”. Entregamos 50 kit de víveres. Personas Beneficiadas: 50 x 4 = 200 personas. Costo: 1.500.000 guaraníes.

Olivia Vega, una buena samaritana, es la presidenta de este club, desde su casa en tiempos de cuarentena, agita el árbol para que caigan los frutos maduros para el provecho de quien siente en la mesa el golpe del coronavirus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here