La frontera seca pone a prueba el rigor del sistema sanitario

0

La larga frontera seca de Paraguay y Brasil, fácil de quebrantar por parte de quienes ignoran los alcances de la pandemia, es todo un problema a ser resuelto por las autoridades nacionales puesto que la posibilidad de ascenso de personas provenientes del vecino país y que podrían ser portadores del virus es alta así como el riesgo que corre la salud de la población.

Una calle separa a Capitán Bado (Paraguay) de Coronel Sapucaia (Brasil). Es imposible aquí detener el flujo de personas circulando de uno a otro lado (foto Google Map)

Si bien es cierto que el norte de Paraguay está separado del sur del Brasil por el río Apa no es menos cierto que este afluente del río Paraguay no pasa de ser sino un angosto arroyo que caminando se puede pasar en varios tramos. Bella Vista, Paraguay se separa de Bela Vista, Brasil, por un puente de cien metros de extensión.

Desde la naciente del río Apa, en el Amambay, hasta Salto del Guairá, Canindeyú, la frontera seca es activamente utilizada por todos ya que, incluso, en ambos lados hay caminos transitados a toda hora.

Salto del Guairá (Paraguay) y Mundo Novo (Brasil), frontera seca total. Magnífico paso para gente proveniente de Brasil. (Foto Google Map).

La reapertura del servicio de larga distancia de los colectivos es como apostar al todo o nada ¿Cómo se podrá saber si el pasajero que aborda el colectivo en Bella Vista, Pedro Juan Caballero, Capitán Bado, Ype Jhu, Salto del Guairá no ha procedido del Brasil donde pudo haberse contagiado? O, igual, que por ser ciudades completamente mezcladas con las vecinas del Brasil, ¿las personas que aborden los ómnibus ya no estén contagiadas?

El Decreto 6524 es claro, pero no puede discernir entre los pasajeros que abordan las unidades de transportes en las ciudades fronterizas mencionadas si quienes han ingreso desde Brasil y, sobre todo, quiénes están infectados.

Ype Jhu (Paraguay) separada de Paranhos (Brasil) apenas por una calle. Por aquí también cruza mucha gente proveniente de otras partes de Brasil (Foto, Google Map).

Bastará con que uno esté infectado para que, llegado a destino, infecte , echando por tierra todo trabajado sanitario cuyo valor conoce la población paraguaya, por lo demás exigido a una rigurosa cuarentena.

¿Qué pasaría si los paraguayo en lugar de ingresar por Ciudad del Este, como la mayoría lo viene haciendo, lo hace, por decir, por Capitán Bado?, ¿qué rigores sanitarios son aplicados en las rutas para evitar el contagio masivo que pueda ingresar hacia el resto del país por esa y otras ciudades fronterizas?

Todos quieren, no solo en Paraguay sino en el mundo, volver a las tareas normales. De hecho se está intentando en el marco de esta cuarentena “inteligente” que, desde hoy, contempla la circulación de buses de corta, mediana y largo alcance.  Sin embargo, se deberá aplicar la recomendación bíblica, “prudentes como las serpientes” porque por hacer bien se puede terminar en algo imprevisible, doloroso y costoso.

La frontera seca pone a prueba la inteligencia de quienes administran la cuarentena “inteligente”. La tarea de control no será fácil pero tampoco imposible. Apostamos a la sabiduría de quienes administran el programa sanitario para que no pase lo que se teme.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here