Portones, ventanas y puertas seguirán cerrados en la frontera con Brasil

0

Brasil es una bomba de tiempo en términos sanitarios. Una bomba que empieza a explotar en las manos de sus propios gobernantes y que ya costó el alejamiento de dos ministros de salud de la administración de Jair Bolsonaro. El vecino país está en la mira de la opinión pública mundial por la pandemia que se volvió incontrolable. El presidente paraguayo reiteró esta semana que la frontera con el golpeado vecino seguirá cerrada.

El tétrico paisaje brasileño de estos días. Enterrar muertos por la pandemia, la rutina.

Nada fácil es la situación sanitaria por la que atraviesa Brasil. Complicado como está tampoco se observan medidas que tan siquiera echara paño frio sobre la agitada y temerosa sociedad. Tampoco a esta altura de la pandemia servirían medidas de contención que no se han aplicado en tiempo y forma como sí se lleva adelante, contra viento y marea, en Paraguay.

Por eso el gobierno de Marito tiene un discurso de hierro: ni las fronteras se abrirán aún ni las escuelas recibirán a los niños, al menos hasta diciembre próximo. “Primero la vida”, no se cansa de decir el primer mandatario paraguayo.

Desde el vecino país desean ingresar no pocos compatriotas. Y están en su pleno derecho. Esta es la patria de ellos. Ingresan de a poco pero son llevados desde la misma frontera a los albergues, que ahora están llenos.

La estrategia de control de las autoridades sanitarias se concentra en los albergues de donde van saliendo los internados cuando pasó el peligro y son declarados negativos al coronavirus. Es una tarea minuciosa, persona a persona, pero con resultados halagadores.

Brasil es el principal peligro que representa para la salud de los paraguayos y, lamentablemente son más de 700 kilómetros de frontera seca entre ambos países que si los controles no son rigurosos como ahora Paraguay puede convertirse en otro Brasil en cuanto al descontrol de la pandemia que ya mató por miles en el vecino país.

Así sea el deseo de los comerciantes fronterizos la habilitación de la frontera como que el mismo presidente de la República se pone incómodo ante aquel deseo. La mayoría, más del 90 % de los paraguayos provenientes de Brasil son declarados positivos. De modo que, pareciera ser, todavía habrá frontera cerrada entre Paraguay y Brasil por un tiempo que nadie sabe hasta cuándo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here