El tártago debe volver como opción económica

0

Quizás el Ministerio de Agricultura y Ganadería debería volver a prestar atención a la producción de tártago por la facilidad con que crece en cualquier clase de suelo de modo que el agricultor con menos recursos encuentre en este otra opción económica como lo fue por generaciones en Paraguay.

El tártago (Euphorbia lathyris) conocido en Paraguay con su nombre de mba¨ysyvo, es una planta anual de las euforbiáceas que ya existía en Paraguay desde remotos tiempos. El médico inglés Jorge Federico Masterman publicó en 1870 un libro llamado “Siete años de aventuras en el Paraguay” en cual comenta que “crece silvestre por todo el Paraguay”.

Esta es la planta del tártago que crece, generalmente, en los alrededores de las viviendas campesinas.

En tiempos de Hernando Bertoni como ministro de Agricultura y Ganadería este renglón era trabajado por pequeños agricultores. Era el flotador de la economía de las familias campesinas más pobres ya que sus semillas son arrancadas y llevadas al acopiador más cercano que, por lo general era también el almacenero que a cambio del producto conseguía otros rubros alimentarios o útiles escolares para los niños de la casa.

Durante muchos años, décadas, la firma Indega acopiaba el tártago, sobre todo de la zona norte, pero el contrabando de la materia prima hacia las industrias brasileñas terminó desalentando la compra y exportación de Paraguay.

De todos modos, con una mejor fiscalización de la frontera capaz que el rubro vuelva a interesar a los pequeños agricultores ya que los cuidados culturales del mismo no son exigentes. Una hectárea de cultivo puede rendir, de acuerdo a la atención que le preste el agricultor, entre 600 y 1.800 kilos. Con riego y fertilización del suelo el rinde puede trepar hasta a 4.500 kilos.

Ya en los tiempos de López en Paraguay se conocía, sobre todo entre los médicos, que el aceite de tártago (o de ricino) es un formidable purgante. Pero su uso no solo se limita al medicinal (bálsamos, jaleas, etc.) sino, también, a otros como:

En la industria textil: Engrase de tejidos, humectante de telas, y la fabricación de telas impermeables. También se usa para la fabricación de jabones, champúes y otros.

En la industria del cuero se usa como suavizante; en la de papelería,  como humectante;  en la industria siderúrgica como aceite de corte. Se aplica igualmente como componente de aceites y barnices y; en la cosmetología para hacer lápices labiales, cremas de belleza, brillantina entre otras cosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here