Todos comemos de la misma olla

0

Formamos una misma familia, la que se protege bajo el techo de la bandera tricolor. Muchos son de las ciudades, muchos somos del campo.

Tenemos piel cobriza, blanca, amarilla y/o morena. El color de nuestros ojos es negro, marrón, verde o celeste. Todos comemos de la misma olla, la que nos brinda la patria y que, generosa, nos regala un espacio para ejercer la dignidad impulsada por nuestra buena voluntad.

En la pandemia de nuevo el paraguayo demostró que es solidario. Todos comemos de la misma olla.

Todos somos de la misma casa con nuestras pequeñas diferencias, pero igualados por la oportunidad que nos otorga la nación para dar vida y forma a nuestras respectivas vocaciones.

Algunos nos dedicamos a escribir, otros a curar, están los que prefieren calcular, los que deciden defender o los que prefieren enseñar.

Vivimos bajo el mismo techo los que pensamos de tal o cual manera, que preferimos a uno u otro partido político, religión o casaca deportiva.

Y están los que deben producir la tierra para que todos comamos en la misma mesa.

Son los que trabajando duro en el campo generan el milagro de la cosecha abundante para que nunca falte ni la mandioca ni el poroto ni el tomate ni el maíz ni la carne ni el trigo ni la soja.

Los agricultores, como Jesús, fueron elegidos para multiplicar el pan, el pescado y el vino para que en casa todos estemos en abundancia, armonía y en paz.

Y vaya forma de multiplicar los panes que por eso en estas pandemias no faltó la comida y hubo acaparamientos. Eso es vivir en armonía bajo una misma bandera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here