Todos los caminos conducen a Yuty

0

Yuty tiene profundos contrastes históricos y un presente de intensas realizaciones. Fue el pueblo que concentró a un importante contingente de inmigrantes italianos e irlandeses que muy pronto trazaron en su geografía sus costumbres, sus propios símbolos.

En la ruta Yuty – 3 de Mayo empezó la tarea de asfaltarla. Las máquinas del MOPC rugen por aquellas comarcas.

Como los inmigrantes menonitas, también los italianos e irlandeses fueron ubicados en un lejano paraje paraguayo no por eso dejaron de lado sus estilos de vida que mucho venía de sus lujos notados en sus ropas, viviendas, carruajes, muebles, lámparas, calzados y fiestas.

Pero los paraguayos de Yuty, descendientes en su mayoría de los indígenas de la zona, tampoco dejaron de instalar sus costumbres en el pueblo fundado por el Fray Luis de Bolaños el 4 de octubre de 1611. Originariamente Yuty fue pueblo de indígenas, sobre todo de los mbya.

El Itakaru (magnetita) de Yuty. Es identidad del pueblo y amuleto de muchos. 

Durante la Guerra contra la Triple Alianza pobladores de San Cosme migraron a Yuty donde permanecieron hasta 1869 cuando unas 300 mujeres retornaron a su original distrito cuenta el historiador Juan Carlos Herken Krauer (“El Paraguay Rural entre 1869 y 1913”).

Su fundador lo llamó San Francisco de Yuty. Se encuentra a 98 kilómetros de la capital departamental, Caazapá y a 330 kilómetros de Asunción. Tiene 21.860 habitantes.

El pueblo está unido al resto del país a través de su flamante ruta asfaltada. Las compañías empiezan a ver que el MOPC ejecuta obras similares de modo que puedan transitar hasta la antigua ciudad en todo tiempo. El año que viene ya se podrá andar por la ruta asfaltada de la jurisdicción al que bautizaron con el nombre de “la ruta de la producción”.

Yuty es el viejo tren inglés, la madera explotada por Carlos Fassardi, la yerba mate transportada en cáfilas de carretas desde los montes hasta la estación de trenes y el ganado criado en sus extensas dehesas.

¿Qué conjuro mbyá atrapó a tantos inmigrantes europeos, sobre todo a los de Italia, para que quedaran definitivamente en Yuty, sobre todo a aquellos linajes como los de los Oddone, Marignoni, Gilardoni. Sarubbi, Amabile, Oreggione, Rognoni, Basili, Battilana, Queirolo, entre otros?, o fue quizás el itakaru el magnético, el mágico, nombre con que se conoce en aquellas comarcas caazapeñas a la magnetita, mineral encontrado por primera vez en la griega Magnesia?

Hoy, a Yuty se llega desde Asunción o Encarnación por rutas completamente asfaltadas. Bueno, en realidad, todos los caminos ya conducen al pueblo de José V. Rognoni. Vale la pena visitarlo, desde Asunción son cuatro horas y media en coche.

En sus calles, plazas, parques, viviendas, edificios públicos se nota el aire aristocrático heredado de sus primeros inmigrantes. Desde luego, tiene hermosos hoteles como en las grandes ciudades y con la atención única y amable como practican únicamente los yuteños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here