Diputada encuentrista, violando la ley, apoya una manifestación callejera

0

Aunque no asume la organización de una manifestación, irresponsable como las organizadas por Bolsonaro y su gente en Brasil (30.000 muertos), la diputada encuentrista Kattya González, apoya la realización de una caravana de autos el 3 de junio en la costanera, primero y en la calle Palma, después, en abierta violación a las normas sanitarias vigentes.

Sin organizadores que se hagan responsables del directo estupro  de la ley 6524, que determina estado de emergencia en todo el territorio de la república ante la pandemia declarada por la OMS a causa del Covid-19, en las redes sociales se alienta a participar de la caravana de autos.

La info que corre en las redes sociales, evento que apoya la diputada González.

La convocatoria a través de algunas plataformas (Facebook, especialmente) con ardientes infos, carece de organizadores visibles aunque esta mañana transcendió que los partidos opositores Patria Querida y Encuentro Nacional analizan la viabilidad de apoyarla así sea declarada ilegal de ante mano por los alcances naturales de la referida ley y por los decretos complementarios respectivos de la presidencia de la república y secundadas por resoluciones ministeriales.

Para la mencionada diputada encuentrista (anteriormente pertenecía a las filas del PPQ), el gobierno tuvo el plazo requerido para poner orden en la pandemia (¡!) como si el ministro Julio Mazzoleni tuviera en manos una varita mágica capaz de poner en vereda al invisible virus.

De acuerdo al decreto reglamentario respectivo las manifestaciones públicas están prohibidas, así sean marchas, caravanas de vehículos, mítines, etc., que si así no se , las personas responsables y adherentes serán pasibles de las sanciones previstas legalmente.

Actitudes como las alentadas por la diputada González llevaron a Brasil al funesto y desagradable record de 30.000 muertos con tendencia a seguir aumentando. L a absurda y tonta rebeldía, tanto de la diputada como del presidente brasileño, no generan sino más contagiados y más difuntos cuyos restos a sepultarse si ni siquiera sus seres queridos pueden acompañar, por ahora, en el caso exclusivo del vecino país y que, ojalá, por aviesas actitudes como la de González, no se dé en Paraguay.

Como abogada y parlamentaria Kattya González  debe saber perfectamente que su irracional actitud bien puede costarle hasta su banca en Diputados como costó a otros dentro y fuera de la pandemia.  Esta vez su locuacidad – propia de una Cristina Fernández viuda de Kirchner, que cuando está afectada de sus taras socialistas, no respeta normas, ni pelos ni marcas – le puede costar lo suficiente como para, quizás, se deba arrepentir después. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here