La jornada sorprende a Marito en Cordillera inaugurando casas

0

La solidaridad nos está salvando, dijo el presidente esta mañana en Tobatí y Santa Elena al inaugurar, una vez más, viviendas sociales que, a su vez, dinamizan la economía hoy en peligro debido a la pandemia. Los intendentes de ambos pueblos chutaron sus “penales” al presidente para construir más casas, mejorar el sistema hospitalario de sus respectivas comunidades y asfaltar el tramo que une a Santa Elena con la ruta.

Una de las viviendas inauguradas hoy en Tobatí por el presidente de la república.

Desde las 8.00, Marito estuvo en el departamento de Cordillera. Primero en Tobatí, la capital de la olería, donde inauguró 38 viviendas construidas al calor del entusiasmo de Territorio Kuña Aty e impulsada por el gobierno nacional.

El intendente de Tobatí, Dan Alberto González Vera, al agradecer las viviendas, pidió más viviendas y personal de blanco para el hospital local.

Una hora después, a las 9.00, el presidente estuvo en Santa Elena donde inauguró unas 46 viviendas sociales del Programa Fonavis, Proyecto Comisión Vecinal Sin Tierra y Sin Techo San Jorge II, construidas por el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat.

En Santa Elena, (en la foto, de Izq. a Der.) La adjudicada, ña Eli, el intendente Miguel Olmedo y el ministro de la Vivienda, Dany Durand. 

Allí, el intendente local, el médico de afiliación colorada, Miguel María Olmedo Leites, dijo que como político no debe perder la oportunidad de “chutar un penal” a la autoridad, en este caso al presidente, para abogar por el asfaltado de unas 40 cuadras que unen el casco urbano con una parte de la ruta así como la presencia de profesionales médicos durante las 24 horas en el centro sanitario santaelenino.

Aquí, Marito entregó la llave de una de las casas a doña Eli y a su hija, presentes en el acto. Luego de la inauguración observó la vivienda por dentro.

Los dos discursos, el de Tobatí y Santa Elena, se pueden resumir en los siguientes puntos administrados por el disertante:

El servicio público: De nuevo deberá dignificarse el servicio público, recuperar la vocación de servir no para beneficio propio sino de los compatriotas, del país.

La crisis económica y sanitaria: Desde agosto del año 2019 se venía bien luego de pasar por la baja producción de granos, la sequía, los incendios y desde marzo último, la pandemia.

La tarea bien hecha: Construir las viviendas con esmero, con buena calidad, como para que las generaciones futuras aprecien el trabajo. “Estas obras cambian la vida de las familias beneficiadas”.

La solidaridad paraguaya: Como en todas sus visitas, Marito enfatizó la recuperación de la solidaridad, manifestada con la organización de ollas populares. “Nuestra gran herramienta”.

Del individualismo al colectivismo: La sociedad se iba hacia el individualismo, el desinterés por los demás. Con la pandemia recuperamos la antigua costumbre de la solidaridad.

Los albergues: “Es otra creatividad del paraguayo. Es algo que surgió del Poder ejecutivo. Sin ellos las consecuencias del coronavirus hubieran sido peores”.

La corrupción: Que la Justicia investigue y castigue a los culpables.

La recompensa del servidor público decente: “La tranquilidad de consciencia”.

El aprendizaje en el aula de la pandemia: Genera reflexión e inflexión. Nos lleva a pensar sobre la necesidad de retornar a la concordia, al perdón, a Dios”.

De Santa Elena, el presidente y comitiva se dirigieron a Ybytymí para reunirse con algunos productores de papa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here