Puentes, rutas y granjas a la memoria de los héroes del Chaco

0

De la guerra al progreso cobijada por la paz. El Chaco es hoy, como siempre, los colores de nuestra bandera, la construcción de dos puentes y rutas tejiendo la región en gratitud a aquellos que dejaron sus cuerpos entre malezales, en las picadas, cañadones yen las  trincheras.

12 de junio. Fecha que nos evoca sensaciones encontradas: guerra y paz, metralla y olivo, muerte, dolor, piedad, hermandad, valentía y una extensa, seca e interminable planicie como escenario, el Chaco Boreal, que 85 años después del último tableteo de las vickers en ambas trincheras, hoy se dispone a unirse definitivamente con el resto de la república del Paraguay.

El Día de la Paz del Chaco sorprende a los paraguayos con tapabocas y aislados y muy unidos en el sentimiento hacia los abuelos que, fusil y machete en ristre defendieron la patria.

Hoy, a la mañana, temprano, el presidente de la República, cumplió con los programas oficiales de estilo para memorar tan importante fecha. En los medios de comunicación se escucharon las menciones merecidas y; luego, de nuevo a lo cotidiano como, por decir, la exposición del ministro Julio Mazzoleni sobre el virus y los siguientes pasos a seguir.

El tercer puente sobre el río Paraguay, Ahora para unir Asunción con Chaco´i, con un mano a la visera a los soldados defensores.

Casi ya no nos quedan con vida los últimos soldados de la contienda chaqueña. Casi todos están en el descanso merecido y eterno. Pero quedan las profundas huellas de sus calzados y pies desnudos en aquellas tierras que defendieron y que hoy empiezan a ser lo que por tantas décadas se deseaba, la granja de América.

El Chaco ya no es aquel “infierno verde” de lejanos tiempos, hoy es el de las máquinas rugiendo en sus antiguos y nuevos caminos, el de los camiones frigoríficos transportando alimentos frescos desde el Chaco Central al resto del país, el de los taladros y motores  bramando en la bahía en la apertura de la construcción del puente que unirá Asunción con Chaco ´i y que desde hoy se llamará, merecidamente, “Héroes del Chaco”, tal como anunciara el presidente Abdo Benitez.

En homenaje a los 30.000 soldados caídos en la contienda de los tres años, en homenaje a sus oficiales, médicos, ingenieros, choferes, carreteros, aviadores, estafetas, rancheros, artilleros, fusileros que murieron y sobrevivieron al fuego de la guerra, hoy la capacidad empresarial paraguaya,  en  concomitancia con el gobierno, reaniman el fino y largo gris que secciona en diagonal al occidente para convertirlo en la carretera más larga y uniforme de la república, la Transchaco en doble vía.

La Transchaco de doble vía, homenaje a los valientes defensores de la patria y, a los de hoy que trabajan en el Chaco.

A ochenta y cinco años del final de la guerra, la generación de hoy en el poder, con mano a la visera  saluda al soldado y al oficial paraguayos, al glorioso verde´o, al “13 Tuyutí” de Emiliano, a Fortín Toledo, esa gloria de las glorias, al comandante Ayala,  a las batallas de Corrales, Alighuata, Arce, Zaavedra y desde luego, al bautismo de sangre de aquellos cadetes militares en el violento 29 de setiembre en Boquerón.

Un saludo a la memoria del comandante del fortín Camacho, al patriota Estigarribia, nombre y símbolo de la victoria, con el amor hecho obras, puentes y rutas,  uniendo colonias y estancias al Paraguay nuevo, competitivo, guapo y audaz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here