Mario Abdo apela a la solidez macroeconómica para superar el COVID-19

0

Un cable de la agencia internacional de noticias española EFE se hizo eco de lo manifestado por el presidente Mario Abdo Benítez en su segundo informe anual al Congreso en cuanto a que Paraguay se encuentra en inmejorable posición para salir adelante del impacto económico de la pandemia del COVID-19 por su solidez macroeconómica.

Durante su comparecencia virtual, desde la sede del Banco Central, Abdo Benítez destacó que el país estaba de salida de una crisis en el segundo semestre de 2019 con muy buenas perspectivas hasta que en la primera semana de marzo irrumpió el virus.

Añadió que si bien Paraguay no es la excepción con respecto a otras economías golpeadas fuertemente “hay indicadores positivos que nos muestran que podemos salir adelante y poder recuperarnos, incluso que antes que varios países de la región”.

“Previo a la pandemia la producción arrojaba un crecimiento interanual del 7,1 % y las ventas 9,6 % anual”, señaló al resaltar que la infraestructura fue “motor y uno de los principales pilares para la recuperación en la segunda mitad de 2019 y a principios de 2020”.

Enfatizó que esos indicadores más la colocación de bonos en el mercado revirtieron en beneficio al país para “anticiparse” ante organismos financieros y conseguir fondos para hacer frente a una nueva coyuntura sanitaria y económica desfavorables. Al inicio de la cuarentena, el Gobierno tuvo el apoyo del Congreso, dominado por el gobernante Partido Colorado, para una línea de crédito de 1.600 millones de dólares todavía en etapa de ejecución para la sanidad pública, protección social y hacer frente a la caída de la economía.

Y este lunes presentó un plan de reactivación por valor de 2.500 millones de dólares en obras de infraestructura, viviendas sociales, créditos de desarrollo, asistencia a sectores vulnerables, apoyo al comercio fronterizo y reconversión del empleo en un país de alta informalidad laboral.

La visión de jefe de Estado contrasta con la de algunos analistas económicos que consideraron que la cuarentena, de final todavía imprevisible, derivará en el cierre de empresas cuya consecuencia será la caída del empleo y el consumo, de la que el país tardará décadas en recuperarse.

SANIDAD
Con relación al aspecto sanitario, Abdo Benitez destacó que su país fue el primero de la región en someterse a un confinamiento social, suspensión de clases en todos los niveles, cierre fronterizo y suspensión de vuelos comerciales tras conocer los primeros dos contagios, el 10 de marzo. “Con estas medidas inmediatas, Paraguay logró aplanar la curva y se posicionó entre los países con menor cantidad de casos positivos (poco más de 2.000) y de fallecimientos (18) por coronavirus en la región”, apuntó, al reconocer que la precariedad del sistema público sigue siendo una asignatura pendiente.

También reconoció que la corrupción es un “mal endémico e histórico” y que la transparencia pública que promueve es parte de la acción para acabar con la misma, aunque sostuvo que para ello será clave el acompañamiento “de cada paraguayo con su oración y su actitud diaria”.

De hecho, su gestión en el combate contra el COVID-19 se ha visto ensombrecida por denuncias de irregularidades en procesos de compras de insumos y equipos médicos, algo que ha derivado en causas penales y renuncias de dos altos funcionarios.

Abdo Benítez hizo además un repaso de otras acciones emprendidas desde que asumió el poder, el 15 de agosto de 2018, como la lucha contra el narcotráfico o el contrabando así como de la reversión de los bienes incautados de organizaciones delictivas a uso público.
“Nuestra prioridad es desarticular las estructuras criminales, no solo incautar, es atacar el problema a fondo y bajo esta misión ampliamos el rol de la Fuerza de Tarea Conjunta”, la fuerza mixta de militares y policías que en combate a grupos armados en el norte del país.

Abdo Benítez hizo su alocución en el auditorio del Banco Central, donde este jueves tendrá lugar la cumbre de presidentes del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), que por primera vez se hará por videoconferencia debido a la pandemia. Y fue en presencia del nuevo presidente del Senado y del Congreso, Óscar Salomón, y del reelegido titular de la Cámara de Diputados, Pedro Alliana, ambos del Partido Colorado, además de autoridades del Poder Judicial, como estila la Carta Magna.

Fuente: Infobae/Agencia EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here