Villarrica, ejemplar aislamiento; Areguá, especial para la pandemia

0
162

Un móvil de este medio estuvo hoy en Areguá y Villarrica, dos sociedades opuestas en cuanto a l cumplimiento del protocolo sanitario. La capital guaireña con aislamiento monástico  mientras Areguá era un carnaval de gente atraída por la frutilla. He aquí el informe de nuestro enviado:

Llegamos a Villarrica a las 9.30 luego de recorrer varios pueblos (Luque, Caacupe mí, Areguá, Ypacaraí, Pirayú, Yaguarón, Paraguarí, Sapucai, Coronel Martínez, donde no se han visto ni siquiera a jóvenes que amanecieron en algún surtidor o bodega libando alcohol hasta la borrachera total, como en anteriores ocasiones. Esta vez, felizmente, ese panorama no se dio ni bien había amanecido.

Restaurante Herrero de Villarrica, hoy al mediodía. Sin pandemia este sitio hubiera estado, como siempre, lleno de bote en bote.

Villarrica se mostraba silenciosa, con pocos vehículos en sus calles céntricas con casi la totalidad de sus comercios cerrados, incluso en los alrededores de la terminal de buses. En la plaza de los Héroes no se vio gente disfrutando de sus sombras ni en sus calles caminando.

Al  mediodía, el supermercado Herrero, en las cercanías de la terminal, registraba pocas visitas, tanto para el supermercado como para su restaurante donde no habían más de cinco comensales y cuatro o cinco empleados atendiendo bajo riguroso protocolo.

El restaurant de este supermercado en tiempos normales registra desde las 11.30 un lleno completo de su enorme salón comedor. Notamos que entre los clientes de hoy al mediodía estaban dos mujeres que se registraron como procedentes de Asunción al igual que nosotros, dos personas. En un lugar retirado almorzaba un hombre. Ínterin, una clienta adquirió la comida y se marchó con ella a su casa.

Areguá, hoy a las 15.00, calles atascadas de vehículos, gente apiñada especial para el contagio.

En síntesis, los villarriqueños se comportan, al menos así pudimos comprobar hoy, correctamente de cara al peligro del covid-19.

En la otra cara de la misma moneda, en Areguá, a la media tarde, era una caravana de vehículos procedentes de varias partes vecinas, sobre todo de Asunción y Luque, con gente atraída por la frutilla (entre 20 mil y 35 mil guaraníes el kilo). Las calles de la parte céntrica de la ciudad estuvieron abarrotadas de vehículos particulares y de gente comprando sin temor al contagio del virus.

Los atascos de vehículos en casi todas las calles de la ciudad veraniega fue el denominador común con visitantes que en su mayoría (no al ciento por ciento) usaban mascarillas. Se notó incluso niños andando en grupos por las calles de la ciudad. No se ha visto la presencia de agentes de tránsito poniendo orden en el desorden.

En síntesis; Villarrica, aprobado; Areguá, aplazado, pero antes de bajar el martillo con la tierra de Casaccia esperemos 14 días para ver si hubo o no el contagio masivo por la aglomeración de hoy  que resulta ser propicia para tal efecto.