El objetivo es rescatar a Yuyú con vida; lo de la cárcel a Reiner es una posta

0

 

Por Efraín Martínez Cuevas

A 112 días de la desaparición de la niña Juliette (Yuyú), en los trámites judiciales solo se avanzó con el encarcelamiento, a fuerza de presión ciudadana, del principal sospechoso de la desaparición, el alemán Reiner Uberüber, que constituye una posta en el proceso del caso cuyo objetivo principal debe ser el rescate de la niña, con vida. 

Pareciera que las autoridades encargadas de llevar adelante el proceso judicial abierto sobre el caso de la niña desaparecida el 15 de abril pasado se han relajado al ordenar el encarcelamiento del principal sospechoso. Como diciendo que con dicha medida la opinión pública se tranquilizaría. Esa es, al menos, la sensación que existe.

Pero no es así, no debiera ser así. La vida de una niña está en juego. Y la vida no es un juego. Mucho menos una lotería en la ganan los que más apuestan.

¿De dónde desapareció la niña? Refresquemos las memorias: de la casa del alemán en emboscada, una mañana, estando en la casa la madre, Lilian Zapata; la pareja de esta, Reiner; la hermana mayor de la niña y dos empleados que trabajaban en los alrededores de la casa.

Supuestamente ni la madre ni la pareja de éste saben cómo desapareció la niña, como si una nave extraterrestre haya abducido a la niña. Los fiscales tienen comprobado que el inmigrante alemán salió al menos dos veces de la casa a bordo de su camioneta, detalle importante como para pensar que en uno de estos viajes habría alzado a la niña.

Lo del encarcelamiento de la pareja de la madre de la niña es importante pero no el más importante. Lo fundamental es saber dónde está la niña desaparecida y, sobre todo, rescatarla sana y salva. Esa es función axiomática de la autoridad policial, fiscal y judicial.

Mañana, 21 de agosto, la niña cumple ocho años de edad. Sus abuelos convocan junto a algunos vecinos a una recordación, con mucho dolor por cierto, frente a la escuela donde ella concurría, quizás en un intento de mantener el fuego encendido porque, sin dudas, se nota, desde lejos, que hay intereses creados por acallar toda noticia que refiera a la desaparición de la niñita.

Será muy difícil por cierto olvidar la canallada por la que Juliette está desaparecida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here