Como manda el Evangelio, el presidente visitó al amigo enfermo

0
49

La piedad es una de las joyas que lucen quien sigue las enseñanzas de Jesús, el mejor manto, el turbante más gallardo.

A pesar de todo, el presidente, por la misericordia aprendida, visitó al enfermo Acevedo a quien saludo desde la puerta, lo bendijo y se marchó.

Por prescripción médica, no ingresó a la sala del minisro internado. Desde la puerta, con el médico de por medio cumpliendo el rol del vigilante, Mario Abdo Benitez alzó la mano, saludando, a quien guarda cama.

El primer mandatario cumplió con lo que está escrito: “Estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis…”, según el evangelista Mateo, quien añade: “Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”.

El presidente es declarado creyente de la Iglesia. “Dios va a proteger al Paraguay”, “Pido a Dios sabiduría para conducir al Paraguay”, son algunos de los numerosos menciones al Altísimo que expresa en sus discursos como primer mandatario de la nación.

“Dios te bendiga, fuerza”, dijo al hospitalizado ministro y se retiró. Fueron segundos para los pronunciar los buenos deseos y se retiró.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here