Euclides sabe que el arte de vencer se aprende en la derrota

0
10

Euclides Acevedo, ministro del Interior, tenaz combatiente contra la irresponsabilidad de no pocos de cara al covid-19, es una de las importantes bajas registradas en las trincheras comandadas desde el gobierno contra la pandemia. Ahora está internado en el hospital policial. 

A pesar de cumplir con el protocolo, el covid-19 se las arregló para atacar al efectivo jefe de la seguridad ciudadana.

“Maraiko pende rynba jagua entero pe guarahase super pe”, atacaba con gracejo y estilo a quienes bajo cualquier excusa salen de sus casas a exponerse al contagio.

El secretario de Estado solicitaba se le realice periódicas pruebas del coronavirus, solicitud más que justificada por sus contantes reuniones con personas de diversos sectores dentro y fuera de la capital.

Una ráfaga del virus le alcanzó y cayó, peleando, en la trinchera sanitaria. Orwell decía que la gente duerme tranquila en sus camas por la noche porque existen hombres duros dispuestos a usar la violencia a favor de ellos. Euclides no es violento, pero es duro a favor de la ciudadanía.

Solo un duro como él es capaz de reprender sin que el amonestado se moleste. Su dura y criolla ironía enderezó muchas actitudes cerriles que, quizás, podían haber costado muchas vidas en medio de la epidemia.

Un oficial de alto rango en esta guerra contra el enemigo invisible cayó “herido” en pleno combate. Ahora está en manos de los médicos hacia la recuperación, el pleno restablecimiento y el retorno al campo de batalla donde la tregua no existe y donde la escena es el caos.

El arte de vencer se aprende en las derrotas decía San Martín y Euclides, un guerrero atrevido y bravo, lo sabe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here