La imprudencia esteña que precedió su tragedia

0
30

Así como el trueno anuncia lluvia, la imprudencia suele preceder a la calamidad. Todavía no se cumple un mes de la medida sanitarias preventiva adoptada para Ciudad del Este, contra las que se levantó la necedad, y hoy suman más de 100 muertos por el covid 19 en el décimo departamento.

Son más de 100 vidas perdidas en el Este después de los sucesos nocturnos del 29 de julio en las calles de Ciudad del Este. Decretaban la muerte de un centenar de altoparanaenses.

Un poeta griego, Eurípides, dijo en uno de sus poemas trágicos que la temeridad es peligrosa en los jefes y que el verdadero coraje es la prudencia. Así lo entendió el gobierno central. Así no lo entendió el esteño.

Cuando el 29 de julio pasado desde el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social surgió la urgente sugerencia al Ejecutivo para volver a fase cero en la capital del Alto Paraná, no fue sino para salvar vidas de los esteños, quienes a la medida preventiva respondieron con violencia.

Son más de cien vidas que se intentaron salvar desde el Ejecutivo. Los cautos rara vez se equivocan.

Las más de cien vidas perdidas son responsabilidades de los líderes del Este. Duro es decirlo, pero es necesario decirlo. Líderes que, infelizmente, no actuaron con rapidez y sensatez, dejando que el fuego de la violencia destruya vehículos y tiendas, perdiendo su economía pero sobre todo, las más valiosas, más de cien vidas humanas.

La imprudencia de la noche del 29 de julio en Ciudad del Este anticipó la tragedia que dejó a cien familias en luto y dolor sin que este alto costo haya significado la reactivación de la economía esteña.

Si la prudencia era practicada por los líderes de Ciudad del Este a lo mejor hoy hasta el Puente de la Amistad se habilitaba tan siquiera parcialmente.

Si la cordura se daba entre los principales de la ciudad inclusive, seguro, ni siquiera hubiera crecido tanto la pandemia en todo el país.

La necedad les llevó al fracaso, al resto del país, también. Que esta tragedia sirva de escarmiento para toda la nación.

(Efraín Martínez Cuevas, desde la Redacción Central de Cuarto Poder). 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here