Caso Renato: Director médico y directora de pediatría del Migone deben ser imputados, dice abogado

0

El Sanatorio Migone contrató a una “pediatra” (Laura Sena) que no era tal y eso está demostrado en la carpeta fiscal, que cuenta con documentos del mismo Ministerio de Salud, en la causa del pequeño Renato Rojas Talavera, fallecido en el citado hospital en agosto de 2019. “Si Sena era pediatra de verdad Renatito hoy estaría con vida”, aseguró el abogado querellante Juan Martín Barba quien sostiene que deben ser imputadas más personas.

Acá tenemos pruebas más que contundentes, que demuestran a fe cierta, y que ya está cargado en la carpeta fiscal, quiénes son los responsables de la muerte de Renato. Pero, al día de hoy, solo están imputados tres médicos recién recibidos y otra vez esos tres solo están imputados por un hecho tan simple como la omisión de auxilio que tiene una expectativa de pena de apenas un año, dijo Barba en una entrevista concedida recientemente a Bibi Landó.


Este caso están también están imputados los médicos Manuel Ovando, Fátima Bastos y Oscar Cabrera.


Este es Renatito rozagante tomando su biberón en el Migone. Ahora quieren presentarlo como que llegó ya prácticamente sin vida, según la defensa de la familia.

Es una lástima siendo que personas de mayor jerarquía están, involucrados en la muerte del niño, como por ejemplo el Dr. Enrique Gahete Poletti, que es el médico jefe, o sea el director médico del Sanatorio Migone, encargado de haber contratado a estos médicos recién recibidos. O sea, él es el responsable de haber contratado a esta gente y no a médicos especialistas que podían evitar el deceso de Renato, sostuvo el abogado de la querella.

Añadió que también obra en la carpeta fiscal toda la documentación que demuestra de que la médica pediatra del Sanatorio Migone, al día de la muerte de Renato, era una médica «especialista mau», porque no tenía matrícula de pediatra. «O sea, el Migone hacía trabajar como pediatra a una persona que no era pediatra, y no es algo que lo estemos inventando nosotros, los documentos del Ministerio de Salud, que ya se encuentran dentro de la carpeta fiscal señalan que Laura Sena trabajaba en el Migone, desde enero de 2019 donde fue contratada como ‘pediatra’. Renato muere en agosto de 2019 y esta señora Sena consigue su matrícula de pediatra un mes y medio después de la muerte de la criatura. Sin embargo, ella firmó todos los estudios de Renato como pediatra y lo peor de todo es que sigue trabajando en el Migone como si nada hubiera pasado», apuntó. 

Estos son los tres médicos principiantes que fueron imputados por “omisión de auxilio”.

Sena también fue contratada por el Dr. Gahete quien sabía perfectamente que no tenía matrícula de pediatra y aun así le dieron la función sumamente delicada de atender a los niños porque una pediatra con experiencia, que es lo que debía haber tenido el Migone, cuesta caro y conviene más tener una técnica recién recibida que es mucho más barato, entonces pongamos a una baratita y atendamos a la gente como ganado, enfatizó el abogado.

Sobre la Junta Médica que se formó para estudiar el caso, Barba manifestó que grandes eminencias como el Dr. Filártiga o el Dr. Bellasai, que estuvieron por la querella, coincidieron con sus demás colegas en varios puntos y uno de ellos fue de que hubo negligencia y no se atendió a tiempo a Renato, y obviamente que no se pudo atender en tiempo y forma al niño porque en toda urgencia no había un solo jefe de pediatría y la única que estaba, era mau.

Enrique Gahete Poletti, director médico del Migone.

Comentó que existe inclusive un dictamen de La Superintendencia de Salud que dice de que se rompió el juramento hipocrático, pero no se hizo nada al respecto. También dice que faltaron instrumentos en urgencias, qué se hizo, nada.

Finalmente está la responsabilidad de la Dra. Ingrid Rodríguez, médica forense de la Fiscalía. “Cuando Renato fallece, al niño le hacen una autopsia dentro del mismo sanatorio donde le matan y quien le hace ese estudio, le hace la Dra. Ingrid Rodríguez. Es decir, esta médica forense, sabiendo muy bien que ante una muerte dudosa hay que hacer la pericia forense o la autopsia en la morgue judicial, ella se presta para hacer la autopsia en el sanatorio y con eso consiguieron matar todas las evidencias romper la cadena de custodia de los órganos. Y esa médica, que trabaja en la Fiscalía, pero que se fue hacer un trabajo en el Migone, sabiendo que estaba mal, tampoco está imputada y hasta ahora ni siquiera fue llamada a una audiencia indagatoria”, dijo.

“Entonces, lo que acá tenemos es, por un lado que éstos tres médicos (Ovando, Bastos y Cabrera) no podían estar pidiendo pollo con arroz cuando Renato se estaba muriendo, es decir, no es omisión de auxilio sino homicidio culposo. Asimismo, la pediatra mau (Laura Sena) que estaba ejerciendo el cargo sin matricula. La persona que contrató a todos estos ineptos (Dr. Gahete) y permitió que Sena ocupe el cargo sin la documentación debida. Y finalmente una forense (Ingrid Rodríguez) que trabajó más para el sanatorio antes que para tratar de dilucidar el caso. Dentro de la carpeta fiscal están todos los elementos para imputar a todos ellos y ya corresponden a los agentes del Ministerio Público que hagan su trabajo”, manifestó el Dr. Juan Barba.

Fuente: infosalud.com.py

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here