Array

“¡A rey muerto, rey puesto!”: Marito se va quedando solo

Publicado:

«Del amor al odio hay un solo paso», dice un viejo refrán, pero ese paso se dio en forma precipitada en uno de los equipos colorados. Y es que en el entorno palaciego se comenta bastante que el Presidente Marito Abdo casi «ya no tiene quien le escriba», haciendo un paralelismo con la novela del genio del surrealismo Gabriel García Márquez. El mandatario de salida muy rápido se despegó de su delfín y “elegido” Arnoldo Wiens, quien lejos de cumplir su promesa de amor eterno, fue el primero en subir al barco de su mortal enemigo, Santiago Peña, al que, según Kale Galaverna, jugó a matar en las internas del Partido Colorado y después, en las elecciones generales, apoyando abiertamente y hasta con efectivo al liberal Efraín Alegre, quien se llevó la mayor paliza electoral desde la caída del régimen de Alfredo Stroessner.

Marito eligió al Pastor Menonita con permiso entre muchos potenciales presidenciables, en la creencia que este le sería fiel aunque sea hasta el final de su mandato, pero más rápido que Pedro con Jesús, Arnoldo ya lo negó diez veces.

Quienes conocen a Wiens dan cuenta que esto de traicionar es una constante en él, en razón a que en años anteriores ya había descabalgado de una candidatura a la Presidencia, sin siquiera comunicar a su equipo político, para pasarse a filas de Honor Colorado como candidato a senador; lo propio hizo cuando Marito Abdo enfrentó a Santiago Peña y lo venció en las internas del 2017, volviéndose un abdista rabioso y ahora, nuevamente, ya forma parte del plantel de Honor Colorado.

Estas conductas de deslealtad en política no son bien vistas y tampoco son muy comunes y siempre son observadas a la hora de conformar nuevos equipos, que sí o sí buscan revanchas con el devenir de los acontecimientos. También se supo de fuentes palaciegas, que valoran el comportamiento del Vicepresidente Hugo Velázquez, por mantener su postura oficialista hasta el final del mandato con el Presidente Abdo, a pesar que este fuera sospechado de confabularse con “la Embajada” en contra de su segundo para sacarlo de la carrera presidencial y reemplazarlo por Wiens, hasta hace pocos días su hombre de mayor confianza.

Siguiendo su olfato político, el Vicepresidente estuvo apoyando desde la sombra y con todo su equipo político a la Lista 1 y puntualmente a su otrora adversario Santiago Peña, lo que también es valorado por el sector de Honor Colorado. Velázquez, si bien no aparecía en forma pública por su actual condición de “significativamente corrupto”, puso todo su empeño en que el Partido Colorado llegue a ganar el poder por otros cinco años, lo que le valió ser considerado como un leal colorado por el equipo de Horacio Cartes, quien incluso en una entrevista radial, lo invitó a volver a trabajar abiertamente en política.

La soledad del poder asoma hacia el Palacio de López y esto es hasta normal, ya se eligió un nuevo presidente que gobernará durante los próximos cinco años y es quien tendrá la lapicera y el poder, por ende, los actores políticos ya buscan acomodarse en primera fila para buscar ser los preferidos del nuevo gobernante, por lo tanto, ya resuena con mucho estruendo aquella frase monárquica coreada siempre por los cortesanos de turno; “A Rey muerto, Rey puesto», y «muerto el Rey, viva el Rey”.

Compartir la publicacion

Subscribete

spot_imgspot_img

Popular

Más como esto
Related