El Instituto Nacional del Cáncer (INCAN) monta un colon inflable gigante como parte del programa de prevención del cáncer colorrectal. El proyecto busca educar a la población sobre la importancia del chequeo oportuno y la detección temprana de lesiones preneoplásicas.


En el predio del INCAN, desde ayer se ha instalado un llamativo colon inflable que forma parte del programa de prevención del cáncer colorrectal del instituto. Este gigante órgano inflable, utilizado habitualmente en campañas de concienciación, se enmarca dentro del mes de sensibilización sobre el cáncer colorrectal, que culmina el 31 de marzo con el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Colon.

El objetivo principal de esta iniciativa es educar a la población sobre la prevención y detección temprana de esta enfermedad, mostrando las lesiones preneoplásicas, los pólipos y otros aspectos relevantes para la salud del colon. Los visitantes tienen la oportunidad de recorrer el interior del colon gigante mientras reciben explicaciones detalladas por parte de profesionales de la salud.

La Dra. Renata Pereira, directora del programa de prevención de neoplasia colorrectal, resalta que están trabajando arduamente para reactivar el programa, comenzando con la capacitación del personal de cinco unidades de salud familiar en Capiatá y Areguá, con planes de expansión a todo el departamento central.

Además de las charlas educativas programadas, la Dra. Pereira estará presente mañana para hablar sobre los factores de riesgo y síntomas del cáncer de colon. La maqueta gigante también sirve como herramienta visual para mostrar la importancia de los chequeos regulares y la posibilidad de resecar lesiones preneoplásicas mediante colonoscopia.

Esta iniciativa destaca el compromiso del INCAN en la lucha contra el cáncer colorrectal, promoviendo la concienciación y la prevención como pilares fundamentales para la salud pública.